Home » Sin categoría » SMED

SMED

SMED es un método de reducción de los desperdicios de un proceso mediante la reducción sistemática de los tiempos de cambio de herramienta. Para llevar a cabo este proceso, se realiza una distinción entre las actividades que pueden realizarse con la máquina en funcionamiento (actividades externas) de las que únicamente pueden realizarse con la máquina parada (actividades internas). El objetivo principal es que la máquina se mantenga en parada el menor tiempo posible, por lo que en el método SMED se intentan llevar a cabo las tareas:

  • Realización de todas las actividades externas sin detener la máquina.
  • Transformar en externas la mayor cantidad de actividades internas posibles.
  • Reducir la duración tanto de las actividades internas como de las externas.

A través de esta metodología se han logrado asombrosas reducciones de los tiempos de cambio de lote, como por ejemplo:

  • Toyota logró reducirlo de 8 horas a 58 segundos para una prensa.
  • Mitsubishi logró reducir el tiempo de cambio de lote de un día a 2 minutos y 40 segundos.
  • En la Fórmula 1 el tiempo de pit stop se ha reducido de más de un minuto a 1,92 segundos.

 

SMED en la Fórmula 1

Un buen ejemplo para comprender la metodología SMED se encuentra en la evolución de los pit stop a lo largo de la historia de la Fórmula 1:

Observamos cómo la duración de la parada se ha reducido de un minuto en los años 50 a menos de tres segundos en el año 2015:

  • En los años 50 se emplea un reducido número de operarios, a cada uno de los cuales se le asigna una tarea principal (levantar coche, combustible, ruedas y limpiar cristal) a pesar de las grandes diferencias en las duraciones de cada una de ellas. Por otro lado, existe una gran cantidad de tareas externas que se realizan durante la parada: recoger y apartar neumáticos, buscar herramientas, etc. Además, todas las herramientas utilizadas son manuales.
  • En los años 70 se produce una disminución considerable del tiempo de parada al introducirse las herramientas eléctricas y un mayor número de operarios, cada uno de ellos con tareas más definidas.
  • En los años 80 se introduce la “factoría visual” al pintarse líneas en el suelo de manera que cada operario sepa exactamente dónde colocarse y el piloto dónde parar, de manera que se reducen los movimientos innecesarios.
  • En los años 90 y 2000, se produce un aumento progresivo del número de operarios implicados, de manera que se igualan las duraciones de las tareas y se resta duración al cuello de botella, reduciendo la duración total de la parada. También cabe destacar que, los años 2000, por primera vez se tiene en cuenta la seguridad de los operarios, al portar todos ellos elementos de seguridad (casco, mono, guantes, etc).
  • Por último, a partir del 2013, se reduce considerablemente la duración de la parada al descomponer al máximo cada una de las tareas en pequeñas subtareas, cada una de las cuales es llevada por un operario. Además, todos los elementos necesarios están perfectamente preparados antes de la llegada del coche a la zona de parada. Por último, se han introducido innovaciones tecnológicas, como las pistolas con luz para alinear con las ruedas o el semáforo de luces en lugar de un operario con un cartel rojo de parada.

De este modo, se observa cómo en SMED es un proceso de mejora continua, donde se ha convertido en un elemento imprescindible para aumentar la competitividad de los equipos de Fórmula 1.