Home » Sin categoría » Fabricación de aviones de papel

Fabricación de aviones de papel

En la última clase de Lean Manufacturing volvimos a fabricar aviones de papel. La dinámica fue similar a la de la clase de principio de curso: los dados marcaban la cantidad de aviones de cada modelo a fabricar y éstos debían ser entregados al cliente en un plazo ajustado de tiempo. A pesar de ya contar con esta experiencia anterior, ésta no se tradujo en una aplicación correcta de los conocimientos de Lean Manufacturing y de las metodologías de resolución de problemas aprendidas en clase: en la primera tanda únicamente se cubrió el 20% de la demanda total. Sin embargo, tras la reflexión del equipo y el análisis del problema desde la perspectiva de los conocimientos adquiridos en clase (no sin la constante insistencia de Julio), el equipo logró una producción próxima al 85% de la demanda. ¿Cómo fue este cambio tan radical posible? A continuación, las claves de la gran progresión alcanzada:

  • Buscar las soluciones al problema partiendo del análisis de la situación actual, de manera que se puedan concretar las causas de la baja producción alcanzada. Únicamente cuando se conocen dichas causas, es posible realizar propuestas argumentadas con el fin de hacer frente al problema.
  • El equipo debe fijarse objetivos ambiciosos pero asequibles, de manera que mediante una progresión continuada y una renovación continua de los objetivos, se lleguen a alcanzar niveles de producción que inicialmente podrían parecer inalcanzables.

Una vez analizada y conocida la situación actual por parte de todo el equipo, llegó el momento de proponer las medidas necesarias a tomar, entre las que destacaron:

  • Utilización de operarios multifuncionales, uniendo las dos líneas de montaje propuestas inicialmente. De este modo, cualquier operario podía participar en la producción de cualquiera de los dos modelos de avión fabricados, equilibrando la carga de trabajo para cada uno de los modelos al realizar los operarios trabajos en la otra línea cuando el trabajo era reducido en la suya.
  • Aplicación de un “dudoso” Kanban visual, al observarse que la línea no era capaz de realizar la producción demandada durante el plazo de entrega. De este modo, se decidió que los operarios deberían producir cada modelo de avión cuando el número de aviones en su montoncito estuviese por debajo de cierto límite.

 

En definitiva, podemos concluir que el problema fue afrontado de forma satisfactoria y se alcanzaron unos niveles de producción adecuados, no sin antes vivir situaciones de caos y de falta de coordinación en el equipo. ¿Seremos capaces de afrontarlo correctamente, desde el principio, la próxima vez?