Home » Sin categoría » ¿TPM para todas las máquinas?

¿TPM para todas las máquinas?

Con la puesta en práctica de la filosofía TPM con una simple bicicleta se pudo observar la importancia que tiene esta filosofía en la reducción de pérdidas asociadas a la producción. Para ello, solo es necesario conocer a fondo la máquina que se está tratando (para poder desmontarla y montarla correctamente) y ser consciente de los problemas que están surgiendo en ella.

Hoy en día, esta filosofía es algo que numerosas personas ponen en práctica en su vida cotidiana, a pesar de no ser consciente de ello. Los “manitas” de cada casa son los primeros en desmontar cualquier aparato cuando su funcionamiento ya no es el esperado, volviéndolo a montar con las mejoras necesarias para optimizar su actividad. De este modo, aplican la filosofía TPM sin tener conocimiento de su existencia.

Sin embargo, cuando se tratan máquinas de mayores dimensiones como por ejemplo las que se encuentran en cualquier empresa, la aplicación de esta filosofía resulta más complicada. Esto se debe a que la complejidad de estas máquinas es bastante más elevada por lo que desmontar por completo una máquina para corregir las averías existentes resulta más complejo.

Por todo ello, está filosofía resulta de fácil aplicación con máquinas con un grado de complejidad no muy elevado pero de difícil aplicación si se trata de máquinas con alto grado de complejidad.