Home » Sin categoría » KAIZEN, para “No morir de éxito”

KAIZEN, para “No morir de éxito”

La semana pasada en la primera práctica de la asignatura nos sumergimos en una competición de Scalextric, En ella nos quedamos a un paso de perder a causa de la euforia del triunfo anterior. La competición era a tres rondas, pero la única que valía para el título era la última, como se dice en los patios de colegio: “el que meta el último gol gana”. Para ganar además de batir a los rivales, había que conseguir completar 30 vueltas en menos de 6 minutos.

Gracias a la pericia de nuestro piloto, la primera ronda fue tan espectacular que nos quedamos a las puertas de completar el reto. Este éxito y la gran distancia que nos separaba de nuestros rivales, hizo que apenas introdujésemos mejoras tecnológicas en las siguientes rondas, pues también nos hizo creer que solo con un poco más de práctica conseguiríamos ganar holgadamente.

Este debió ser el sentimiento que tuvo la compañía líder de la telefonía móvil durante los años 90 y la primera mitad de los 00, “Nokia”. Durante muchos años habían sido los referentes del mercado, las cosas les iban bien con sus productos y los cambios que introducían de unos a otros modelos no incluían grandes cambios, siempre el mismo paquete con diferentes lazos. Quizá pensaban que no necesitaban revolucionar más el mercado porque ellos lo controlaban, la tecnología avanzaba a su son. Y por ello no se preocuparon de aplicar KAIZEN, del japonés “mejora continua”.

Todo es mejorable, y a veces no basta con lo que sabes, tienes que ir mucho más allá, revolucionar y crear nuevas concepciones. Eso es lo que hizo “Apple” con su producto estrella, “iPhone”. Este dispositivo mejoró muy sustancialmente las prestaciones de los Nokia y tan solo un año después de presentarse el móvil de la “manzana mordida” en 2007, las ventas de “Nokia” cayeron un 90% respecto al año anterior.

El escalabro de Nokia fue tal que todavía no ha podido recuperarse y no se sabe si lo conseguirá. ¿Quién iba a imaginar en 2007 que solo unos años después, la presencia de “Nokia” en el mundo sería casi simbólica? Sea éste un ejemplo de muerte por éxito y un buen motivo para aplicar KAIZEN en cualquier empresa, cualquier escenario de competición o en nuestra vida personal. Siempre se puede mejorar.