Home » Sin categoría » Los hospitales de día

Los hospitales de día

Vimos en clase el mapa de cadena de valor en un hospital de día, y pudimos comentar todos los defectos que le veíamos al proceso.

Aquí no estamos hablando de piezas, componentes… estamos hablando de personas que están enfermas y es por eso que creo que requiere de especial atención. Por eso quería hacer esta entrada, comentando cómo son los tratamientos de QT en las distintas modalidades de sanidad, e intentare proponer un modelo,  puesto que si ya es un proceso bastante duro, resulte lo menos molesto para quien se ve en esa situación.

Como en clase ya vimos el proceso que se sigue en un hospital público, en las próximas líneas describiré los procesos que se ven en un hospital privado, y en uno privado con concierto público.

Hospital privado con concierto público

 Exposición del caso

El paciente es citado a las 8 de la mañana, y acude directamente a realizarse la analítica, situada en planta baja. No tiene que pasar por ningún kiosko ni admisión, ya que en la anterior sesión de QT se le facilito una hoja a entregar al personal sanitario con los marcadores que deben analizársele.

En este proceso no se tarda más de 20 minutos. Una vez realizado el análisis, el paciente puede salir a desayunar y en una hora ha de volver para recoger los resultados y dirigirse a su oncólogo, que está en el mismo edificio. Además se les deja colocada la vía para que al subir al HdD ya lo lleven puesto.

Transcurrida la hora y con la analítica, sube a la segunda planta y avisa de que ya ha llegado. Esta espera es la más larga, que puede ir de 15 minutos a una hora.(30min)

La consulta con el médico es de unos 10 minutos de duración, en la que le pregunta su estado general y anímico, confirma con la analítica que se le puede dar tratamiento, además de comprobar talla y peso para ajustar la medicación.

El médico comunica por medio del software del hospital y el paciente debe subir a la 3ª planta donde se encuentra el hospital de día. Allí todavía no han preparado las bolsas con el tratamiento, y mientras se le administra el primer gotero que no es más de cloruro sódico (hidratación), se le van preparando los goteros de QT propiamente dichos. Como el gotero de hidratación pasa muy rápido (no conlleva mayor riesgo para el paciente), se puede dar el caso, y se da, de que le toque esperar a que la medicación este lista. En el ejemplo real de hoy la espera ha sido de 20 minutos, y el tratamiento de 3 horas.

Al terminar se le imprime de nuevo la hoja de analítica para la siguiente sesión y se le confirma la cita con el oncólogo para ese mismo día.

Conclusiones y resultados

Como no me parecía de muy buen gusto ir poniendo almacenes incontrolados en cada espera, voy a poner por horas como ha sido el proceso, resaltando en negrita las acciones que aportan valor.

8:00-8:20 analítica

8:20-9:20 desayuno

9:20-9:30 recoger resultados

9:30-10:00 espera

10-10:10 consulta oncólogo

10:10-10:20 subir una planta, acomodarse

10:20-10:40 administración del primer gotero

10:40-11:00 espera

11:00-14:00 tratamiento

El paciente ha entrado a las 8 de la mañana al edificio de consultas externas y ha salido a las 2.

¿Pero cuáles de todas estas acciones le aportan valor al paciente?  ¿No podrían enviarle al medico directamente los resultados de la analítica? Desde luego que realizarse la analítica y la posterior consulta con el médico y recibir tratamiento le aporta valor al paciente, pero estas actividades no han sido mas de  3h y 50 minutos de las 7 horas que ha pasado el paciente en las instalaciones del hospital, un 55% del tiempo.

Hospital Privado

El paciente acude al laboratorio de análisis que mejor le convenga a hacerse la analítica, que le enviaran vía email en no más de 5 horas.

Es cierto que es mucho más tiempo que el que tardan en dártela en un hospital, pero a cambio el paciente ha podido seguir con su vida “normal”. Se ha ido a su casa y no tiene que estar esperando los resultados de la analítica en ninguna cafetería.

Por la tarde tiene consulta con el médico. Aquí sucede como en el caso anterior, le toca esperar desde 10 minutos a 40 (un poco menor).

La consulta con el médico es de unos 10 minutos de duración, en la que le pregunta su estado general y anímico, confirma con la analítica que se le puede dar tratamiento, además de comprobar talla y peso para ajustar la medicación.

Si todo esta correcto al día siguiente acudirá directamente al hospital de día, donde ya tendrán preparada su medicación. Allí pueden acudir de 9 a 10 de la mañana para que cada paciente acuda a la hora que mejor le convenga y así evitar que la carga de trabajo de las enfermeras se concentre a las 9 de la mañana colocando las vías.

El paciente recibe su tratamiento y se va a casa.

Conclusiones

No dispongo de una toma de datos, así que pocos resultados puedo poner.

Lo que sí puedo decir es que, aunque es cierto que este proceso tiene lugar en dos días, para el paciente resulta muy cómoda la elección de laboratorio (normalmente el más cercano a su casa) y no tendrá que madrugar como debe hacerse en los otros dos modelos de hospital; ni para hacerse la analítica, ni para recibir el tratamiento. Además de la comodidad de haber estado en la consulta del hospital el tiempo hasta que recibe la confirmación de la quimio.

Posibles soluciones para el hospital público

Y viendo estos dos modelos de administración de QT ¿Cómo se podría mejorar en la pública?

Lo que está claro que la comodidad de recibir tratamiento en un hospital privado cuesta dinero, y no todas las ventajas que se ven en el privado se pueden aplicar, por desgracia, en la red pública hospitalaria.

¿Pero no se podría asemejar un poquito solo sin emplear más recursos?

A continuación nombro las posibles mejoras que se me ocurren en lo referente a las partes que aportan valor, ya que todo el tiempo de esperas a los que se tiene que hacer pasar al paciente deberían eliminarse.

Analíticas

a) Que el paciente acuda a un laboratorio con el volante medico. Ya que ahora te informan de lo que cuestan todos los tratamientos recibidos en la hoja informativa y que sus recursos están saturados, ¿no podrían externalizar las analíticas para esos pacientes? Problema: costaría dinero.

b) ¿y si se las hicieran en el centro de salud más cercano? No habría que pagar dinero a laboratorios privados y se seguirían haciendo en la sanidad pública.

Además se pueden dar tres casos:

1) que el paciente tenga la analítica bien y simplemente se tenga que confirmar su buen estado con una consulta

2) analítica no concluyente, totalmente necesaria una consulta

2) que al paciente le salga la analítica mal

¿y si sacáramos en este punto a los pacientes que les ha salido la analítica mal?

Se podría enviar al oncólogo correspondiente de cada uno la analítica, y ellos habiéndola visto ya decidan si es necesario comprobar que el estado del paciente es el adecuado y hacerle acudir a consulta, o si no.

De este modo se dejaría descansar al que no está con las suficientes defensas para someterse a tratamiento y se le citaría a la semana siguiente para repetir analítica, evitándole consultas innecesarias.

 

Consulta medica

Una vez se tiene el resultado de la analítica y estando el paciente cómodamente en su casa durante la realización de la misma y la redacción del informe correspondiente llega el momento de acudir al médico, que habiendo estado descansando, comiendo en su casa… seguro que le cuesta menos.

Como el médico ya ha visto la analítica, simplemente tendrá que confirmar que no es solo lo que dicen los análisis, si no que de estado general y anímico se encuentra bien también y le puede ser administrada la quimioterapia.

Para los pacientes del grupo 1) podrían estar preparadas las bolsas con el tratamiento, mientras que para los pacientes del grupo 2) (en los que sí que es totalmente necesaria la consulta para que el médico tome una decisión), las bolsas con la QT se prepararían al momento de la confirmación del médico, ya que estos fármacos son muy caros.

Hospital de dia

Se continuaría como hasta ahora, el paciente acude al hospital y se le administra la medicación. Para algunos pacientes este proceso será rápido ya que tendrían preparado en farmacia previamente su tratamiento y para otros no tanto. Pero desde luego que se reducirían las esperas al ya tener previamente una lista de tratamientos confirmados.

 

Espero que os resulte interesante.

Marta González Perales