Home » Sin categoría » Lockout en refineria Repsol

Lockout en refineria Repsol

Hola a todos, en la última clase de Lean, mientras Julio estaba explicando la clase de TPM, hizo referencia a la importancia de bloquear la máquina mientras se estaba realizando el mantenimiento de la misma, lo que se denomina “Lockout”.

El Lockout, como su propio nombre indica, es una medida de protección que consiste en el bloqueo del equipo utilizado, normalmente mediante el uso de candados, fundamentalmente para evitar su puesta en marcha durante las labores de manipulación del mismo y así evitar accidentes.

Pues bien, como muchas cosas de las que hemos visto en clase, te das cuenta que las has hecho sin tener ni idea de lo que era, sólo porque te lo decían en la empresa, y éste es mi caso, pues estando en la refinería de Repsol de Cartagena y planificando las tareas de mantenimiento, era necesario cegar tuberías o lo que es lo mismo bloquearlas para realizar el mantenimiento de distintas turbinas, bombas, torres de destilación, etc. Todos nos podemos imaginar el peligro que supondría un accidente por una mala manipulación en unas instalaciones de este tipo. Pues bien, como normalmente en la llave de cierre sólo es posible poner un candado, lo que se hacía era uso de las “cajas lockout”.

Caja de Lockout [www.keylock.es]
Estas cajas se ubicaban en la caseta más próxima y en ella contenía la llave del candado principal de corte en su interior y a continuación se cerraban mediante candados de colores, de forma que era imposible abrir la caja si existía algún candado en sus parte superior, solían ser azules para mecanizados, amarillos para eléctricos y verdes para soldadura y gases (creo recordar), disponiendo además de una etiqueta en el lugar del corte, para de esta forma relacionar candado y etiqueta de cegado de forma rápida mediante numeración. Además de esto, existía una hoja de registro, particular para cada caja, sobre todos los candados existentes e históricos.

Con esto se conseguía que se pudieran realizar simultáneamente muchas tareas de mantenimiento bajo un mismo corte y cualquier persona que fuera a manipular el equipo, se asegurase a través de su candado en la caja correspondiente que la llave principal de suministro permanecía bloqueada y hasta que él no quitase su candado de la caja, nadie podía ir a desbloquear dicho equipo, pues no se podía abrir la caja que contenía la llave. El último candado que permanecía en la caja a la hora de liberar la instalación era el encargado de volver a solicitar permisos o dar libertad de rearme y apertura del mismo.

Hasta aquí la entrada de hoy, espero os haya sido entretenida, haya despertado un poco vuestra curiosidad y todos seamos conocedores de la importancia de la seguridad a la hora de establecer un TPM.

David del Valle Milán