Home » Sin categoría » 8. 6 Sigma, TQM y Lean

8. 6 Sigma, TQM y Lean

En esta entrada quiero hablar de estas 3 metodologías juntas, sus ventajas, desventajas y características más generales.

6 Sigma: Esta metodología implica dos supuestos esenciales. El primero es que la gente debe de entender la capacidad de los números para caracterizar un proceso y el segundo es que la reducción de la variación en un proceso es la piedra angular del mismo.

Ventajas

  • 6 Sigma se puede utilizar en las industrias, ya sea de fabricación o de servicio.
  • Debido a que 6 Sigma es impulsado para la mejora de la rentabilidad, la alta dirección es más probable que lo apoye.
  • 6 Sigma no es visto como un sistema de calidad, si no como un sistema de negocio.
  • Las empresas 6 Sigma reportan grandes resultados, por lo que los líderes empresariales tienen más libertad para invertir capital sin miedo al fracaso.
  • Los proyectos 6 Sigma están destinados a prevenir los defectos antes de que puedan ser creados.

Desventajas

  • Los costes de formación son altos.
  • El sistema de cinturones puede crear una brecha entre los “elegidos” y el resto.
  • El ahorro de costes reportado es vistos con escepticismo por muchos.
  • Las estadísticas implicadas son difíciles para muchos empleados a entender e incluso los expertos no se ponen de acuerdo sobre su correcta interpretación.

TQM: Esta metodología está orientada a crear conciencia de calidad en todos los procesos de organización. Se le denomina total porque concierne a la organización de la empresa globalmente considerada y a las personas que trabajan en ella.

Ventajas

  • Las organizaciones TQM están normalmente más aplanadas que el resto (menos mandos intermedios).
  • Las organizaciones TQM están más orientadas al cliente que el resto.
  • El TQM hace hincapié en la participación de los empleados.
  • El TQM es adaptable tanto a las industrias manufactureras como las de servicios.

Desventajas

  • Los proyectos tienden a centrarse en la optimización de procesos en lugar de todo el sistema.
  • TQM no se centra en los resultados finales como por ejemplo 6 Sigma.
  • Los gerentes pueden ser reacios a abandonar el poder y la delegación es necesaria para que el sistema tenga éxito.
  • Las organizaciones pueden ser reacias a la formación ya que son simplemente vistas como un coste, no como una inversión.
  • Las metas se establecen a nivel de organización y los logros no son individuales.

Lean: La filosofía lean ya la tenemos más que clara y no necesita presentación. Esta se basa en la eliminación del desperdicio.

¿Qué método es mejor entonces? ¿Cuál debo emplear en mi empresa?

6 Sigma tiene muchos aspectos negativos a pesar de ser normalmente la primera elección para la mejora continua. Incluso los defensores de 6 Sigma admiten que no es una buena herramienta para las pequeñas empresas, debido al coste de la formación y los recursos necesarios. Una pequeña empresa probablemente no tendrá suficientes oportunidades de reducción de costes disponibles para justificar la inversión.

Las técnicas Lean deben ser investigadas por cualquier empresa interesada en la mejora de la rentabilidad y la competitividad. Los principios se traducen en casi cualquier modelo de negocio. Los resultados se pueden obtener de forma rápida y no requieren grandes gastos al comienzo del proceso. Hay muchos recursos disponibles para adquirir los conocimientos necesarios para poner en práctica la metodología.

Resumiendo, si se trabaja en un campo que requiere precisión (es decir, salud, manufactura, ingeniería, etc.), entonces Lean y 6 Sigma pueden tener más beneficios para nuestra organización debido a la dependencia de la recolección de datos y el seguimiento de cualquier variación que se produce. Esto puede ser una manera muy productiva para garantizar la calidad de nuestros servicios y productos. Mediante el uso de DMAIC (Decidir, Medir, Analizar, Mejorar y Controlar) cada cambio incluido en un proceso estará cuidadosamente monitoreado.

Si por el contrario nuestra industria está basada en los servicios o se necesita una menor precisión, la gestión de la calidad total es una mejor solución. Esto significa que se mejora la calidad por tener un propósito y unas metas, eliminando los límites entre los departamentos de la compañía y asegurando la formación de cada individuo. El servicio al cliente puede ser un ejemplo en el que el TQM es más apropiado que el Lean o 6 Sigma.

Fuentes consultadas:

http://www.qualitydigest.com/inside/six-sigma-article/six-sigma-tqm-lean#

http://www.brighthubpm.com/six-sigma/46733-looking-at-lean-six-sigma-vs-tqm/