Home » Mejora continua » “Y aun así…”

“Y aun así…”

El título de esta entrada, “Y aun así…”, hace referencia a un aspecto más de la novedosa filosofía de Toyota a la hora de implantar el proceso de mejora continua, o kaizen, dentro del propio proceso productivo y mentalidad de los trabajadores de la empresa.
En esta ocasión, el artífice de esta frase fue el ingeniero japonés Ichiro Suzuki, uno de los mejores y más alabados jefes de ingeniería en la historia de Toyota, conocido dentro de la propia empresa como el Michael Jordan de los ingenieros.

La frase “Y aun así…” surge como parte del proceso de planificación dentro del modelo Lexus, en un tiempo record (para el cual ya existe una entrada en este blog: “El desarrollo de Lexus“). Este modelo pretendía irrumpir en el mercado de utilitarios de alta calidad, suponiendo un reto así para Toyota, que hasta la fecha se había dedicado a fabricar coches compactos y fiables.

Así pues, las primeras acciones acometidas por Suzuki fue la de “escuchar al cliente y realizar benchmarking de sus competidores”, para ofrecer aquello que realmente se demandaba. Seguidamente, Suzuki advirtió que añadir cierto valor al coche mejorándole ciertas características supondría una repercusión negativa sobre otra, por ejemplo “añadir estructura (masa) para reducir ruido, empeoraría el consumo y velocidad del mismo”, así pues el objetivo era acudir a la causa raíz.

Para ello, Suzuki elaboró una lista de prestaciones opuestas donde quería tener A y aun así B y C y más aún, también D. Resultando la siguiente tabla:

Alta velocidad, manejabilidad/estabilidad

Y AUN ASÍ

Una conducción agradable

Conducción rápida y suave

Y AUN ASÍ

Bajo consumo

Muy silencioso

Y AUN ASÍ

Peso ligero

Estilo elegante

Y AUN ASÍ

Gran aerodinámica

Acogedor

Y AUN ASÍ

Interior funcional

Gran estabilidad y alta velocidad Y AUN ASÍ

Gran valor de CD (baja fricción)

Tabla 1: Objetivos sin compromiso [“Las claves del éxito de Toyota” J. K. Liker]

Estos objetivos “sin compromiso” pretendían conseguir dos finalidades:

  1. Eliminar problemas desde su causa raíz
  2. Mantener el concepto de “y aun así” rompiendo el diseño tradicional hasta la fecha.

Tras esta filosofía de partida, Toyota logró conseguir unos avances novedosos del diseño del motor e ingeniería de producción, alcanzando aquellos objetivos “sin compromisos” y siendo, en el año 2002, el Toyota Lexus , el vehículo de lujo más vendido en EEUU, desbancando a marcas como Mercedes Benz, BMW, Audi, Volvo o Jaguar.

 

Hasta aquí ha sido la entrada de hoy, espero os haya sido entretenida y ayude a ampliar conceptos sobre esta aventura del “Lean Manufacturing”

Gracias

David del Valle Milán