Home » Filosofía lean » Los 14 Principios del Toyota Way

Los 14 Principios del Toyota Way

La siguiente entrada consistirá en un resumen de los principios del Toyota Way, según el libro que estamos leyendo para esta asignatura de Lean: Las claves del éxito de Toyota.

Este método tiene un total de 14 principios, divididos en cuatro secciones que engloban conceptos similares.

 

SECCIÓN 1: Filosofía a largo plazo

Principio 1. Las decisiones de gestión deben estar basadas en una filosofía a largo plazo, aunque a corto plazo no se cumplan los objetivos financieros. Este principio es uno de los más importantes y en los que se deben basar todos los demás. La filosofía Lean busca alcanzar objetivos a largo plazo, que involucren a toda la organización, consiguiendo crecer día a día tras la aplicación de la mejora continua y todas las herramientas Lean que se pueden aplicar en cualquier ámbito para conseguir esos objetivos. http://leanmii.blogs.upv.es/2016/03/03/semana-4-la-filosofia-del-largo-plazo/

 

SECCIÓN 2: El proceso correcto producirá los resultados correctos

Principio 2. Es necesaria la creación de flujo para encontrar los problemas. Si el proceso tiene un flujo continuo, se habrá conseguido ayudado de un VSM: http://leanmii.blogs.upv.es/2016/02/20/value-stream-mapping-vsm/  para evitar las operaciones que no aportan valor, a raíz de evitar los 7 desperdicios: http://leanmii.blogs.upv.es/2016/02/27/los-7-desperdicios/

Principio 3. Utilizar sistemas pull evitará una producción excesiva. Este principio se basa principalmente en el Just in Time: http://leanmii.blogs.upv.es/2016/03/13/just-in-time-jit/ Como se puede observar en esa entrada sobre JIT, es importante producir lo que el cliente quiere, en la cantidad necesaria, cuando quiera y donde quiera. De esta forma, se producirá aquello que sea necesario, evitando despilfarros.

Principio 4. Heijunka. http://leanmii.blogs.upv.es/2016/03/05/heijunka/ Es importante nivelar la carga de trabajo para optimizar los recursos necesarios en un proceso productivo, consiguiendo un equilibrio y ritmo constante de trabajo. Muchas empresas de fabricación de productos estacionales buscan otros productos similares a fabricar el resto del año para conseguir esta nivelación, como las fábricas de helado y turrón.

Principio 5. Crear una cultura de parar a fin de conseguir una buena calidad a la primera. La falta de calidad se relaciona directamente con un mal proceso productivo que incluirá actividades que no agregan valor, como los reprocesos. Este principio recuerda a los comienzos de Toyota, cuando Kiichiro Toyoda observaba el negocio familiar de telares y llegó a crear una máquina que se paraba cuando el hilo se enganchaba, evitando así que siguiera fabricando un producto defectuoso que habría que rehacer o desechar.

Principio 6. Las tareas estandarizadas son el fundamento de la mejora continua y de la autonomía del empleado. Si los procesos están estandarizados, todo el mundo los realizará de la misma forma, en un tiempo controlado determinado. Eso permite establecer un flujo continuo adecuado, sabiendo cuánto dura cada operación. Ese estándar se podrá ir mejorando, una vez esté aplicado, según los conocimientos que aportan la experiencia en el puesto de trabajo.

Principio 7. Utilizar el control visual para no ocultar problemas. Para ello, es útil el uso de indicadores. Éstos deben estar visibles en el puesto de trabajo y para cualquier persona de la empresa, resumiendo adecuadamente toda la información y representada siempre que sea posible, para que cualquiera pueda interpretarla sin problemas.

Principio 8. Usar únicamente tecnología fiable y comprobada que dé servicio a empleados y procesos. La tecnología debe servir de apoyo a los operarios, pero nunca sustituirlos. Además, la tecnología debe ser acorde a la cultura de la organización, garantizando una correcta estabilidad en la compañía. Debe funcionar correctamente para que no se detenga el flujo continuo y así ayudar en la mejora continua.

 

SECCIÓN 3: Añadir valor a la organización mediante el desarrollo del personal y los socios.

Principio 9. Los líderes deben comprender perfectamente el trabajo, vivir la filosofía y ser capaces de enseñar a otros. Para ello, es conveniente que el líder crezca dentro de la compañía, para que conozca el proceso y así contribuir a mejorarlo, con los conocimientos necesarios de cómo se está realizando el trabajo y pensar a dónde se quiere llegar.

Principio 10. Desarrollar personas y equipos excepcionales que sigan la filosofía de la empresa. Estos equipos deben ser capaces de conseguir resultados fuera de lo común, comprometidos con la filosofía Lean y la cultura de la compañía. Además, el equipo a formar debe ser multidisciplinar, para abordar todos los aspectos de la empresa permitiendo mejorar la calidad y la productividad. Es importante que esas personas sean capaces de desarrollar un correcto trabajo en equipo, con todo lo que ello conlleva.

Principio 11. Respetar la red de socios y proveedores, desafiándolos y ayudándolos a mejorar. Se debe tratar a estas personas como parte más de la compañía, que se comprometan con la filosofía, de forma que busquen cumplir los objetivos marcados como si fueran de su propia empresa.

 

SECCIÓN 4. La resolución continua de los problemas fundamentales impulsa al aprendizaje organizativo.

Principio 12. Genchi genbutsu, es decir, para comprender a fondo la situación hay que verla por uno mismo. Es importante no teorizar ni tomar decisiones desde una pantalla de ordenador. Se debe visitar la planta, observar los problemas y limitaciones y a partir de ahí, pensar cómo mejorar.

Principio 13. Las decisiones de deben tomar tras consensuarlas lentamente y teniendo en consideración todas las opciones, pero la implantación debe ser rápida. Hay que asegurarse que el camino a tomar es el correcto, y entonces lanzarse a por los objetivos. Hay un nuevo término que todavía no ha aparecido, nemawashi, que se refiere a debatir los problemas y soluciones potenciales con todos los implicados, escuchando todas las ideas que pueden aportar para ayudar a elegir el camino adecuado.

Principio 14. Convertirse en una organización que aprende con la reflexión constante (hansei) y la mejora continua (kaizen). Esas dos claves permitirán a la organización aplicar todas las herramientas necesarias dentro de una filosofía Lean para conseguir todos los objetivos marcados, que cada vez serán más ambiciosos y difíciles de conseguir.

 

En el siguiente vídeo se muestran estos principios:

En posteriores entradas se pueden analizar cada uno de estos principios en profundidad.

 

Fuentes consultadas: https://www.youtube.com/watch?v=42C2JL-SZ64, Liker J.K., (2006), Las claves del éxito de Toyoya: 14 principios de gestión del fabricante más grande del mundo, España, Editorial: McGraw-Hill.